Warning: array_merge(): Argument #1 is not an array in /usr/home/adolfopsuarez.com/web/wp-content/themes/ninetysix/framework/theme_functions.php on line 31

Gijón/Xixón. Martillo de Capua (Palacio de los Alvargonzález)

Descripción

Gijón/Xixón. Martillo de Capua, Paseo del Muro (Palacio de los Alvargonzález)

Acrílico sobre papel de 450 g/m2. 21 x 29,7 cm. A4.

 

 

    Palacete de estilo italiano, construido por Alejandro Alvargonzález, con proyecto del arquitecto Mariano Marín del año 1888, sobre las antiguas murallas carlistas de Gijón derribadas en 1876, situado frente al Mar Cantábrico, en el Paseo marítimo, frente a la playa de San Lorenzo, a la manera de San Sebastián o Santander: ciudades balneario del Norte. Es el último palacio privado (y habitado) de Gijón, cuenta en su interior con frescos de Ventura Álvarez Sala, una gran biblioteca más una destacable terraza frente al mar, tenía una cúpula en en centro que se derribó.  Ya desde sus inicios prácticamente contaron con su demolición por obstruir el tráfico del Paseo del Muro, bajo directrices del anarquista Avelino González Mallada se consideró su conservación, así durante más de 130 años que se mantiene en pie, una guerra entre masones de la izquierda y derecha gijonesa.

   Su construcción se debe al matrimonio entre Alejandro Alvargonzález, sobrino del rico industrial Claudio Alvargonzález, y la aristócrata inglesa Annie Treacher Hodgkinson, como residencia veraniega. Fue alcalde de Gijón, a él se debe la llegada del agua corriente a las viviendas a partir de 1885.

   Gracias a este edificio, llamado «Martillo» al ser un obstáculo del paseo, es su parte más estrecha, se mantiene en pie parte de la fachada marítima del «Gijón antiguo», toda una manzana que conserva, entre otros edificios, la Ciudadela de Capua o Ciudadela de Celestino Solar, una serie de viviendas obreras de los siglos XIX y XX, hoy convertida en museo. En los documentos está el tiralíneas que unía las dos partes del Muro del desarrollismo, años 70, se pueden ver los edificios del oeste y del este perfectamente alineados, sin contar el palacete ni la manzana que lo acompaña, haciendo el paseo más ancho en toda su longitud. Su derribo ya no era considerado una mejora, ya que el tráfico fluía sin problemas, se trataba más bien de un pelotazo urbanístico, hasta los años 80 no quedó protegido.

   En agosto de 2020, en plena pandemia, la Alcaldesa Ana González, cerró por sorpresa todo el paseo al tráfico rodado, con gran oposición de los ciudadanos, luego rectificó y dijo que iba a ser sometido a votación popular o incluso que era provisional, pero lo cierto es que la ciudad ya absorbió toda la circulación de su principal avenida y se está proyectando su total peatonalización, para hacer un paseo marítimo donde poder disfrutar de todo su encanto, uniendo finalmente la ciudad al mar, como se ha hecho prácticamente en todas las ciudades costeras europeas.

 

 

Fecha

27 diciembre 2020