Madrid I. Palacio de Santa Cruz. 2016.

Descripción

Madrid. Palacio de Santa Cruz. 2016. Antigua cárcel de la Corte, actualmente Ministerio de Interior. Terminada en 1645 durante el reinado de  Felipe IV, por el arquitecto  Juan Gómez de Mora, de estilo herreriano, los últimos coletazos de renacimiento cortesano castellano del s. XVII y con mucho éxito en la arquitectura de la época, sus chapiteles de pizarra, la combinación de piedra y ladrillo y una fachada con forma de retablo coronado por un ángel, llamado el Ángel Marcelo, atribuído al arquitecto italiano, Giovanni Battista Crescenzi (Roma, 17 de enero de 1577 - Madrid, 17 de marzo de 1635), marqués de la Torre. Le pagó los estudios el papa Paulo V (Camillo Borghese, de una noble familia de Siena, que aseguraba estar emparentada con Santa Catalina, patrona de Europa y parte de Suramérica, cuyo cadáver es custodiado la por Orden de Predicadores o frailes Dominicos, en varias iglesias de Italia. De ahí viene la expresión "Dormír bajo el ángel", en argot haber estado encarcelado. Pasaron por aquí, entre otros, Lope de Vega o Quevedo, hasta que tuvo que ser abandonada al ser uno de los lugares más insalubres y crueles de Europa. Se encuentra en la Plaza de Santa Cruz, a pocos metros de la Plaza Mayor, enfrente de una fuente dedicada a Orfeo. En 1791 es destruído por un incendio salvo su fachada. La parte posterior, la calle de Santo Tomás, es llamada "del  Verdugo", ya que por ahí salían los condenados a muerte.  En 1930 fue remodelado al gusto deJacobo Fitz-James Stuart y Falcó, Duque de Alba con todo el lujo de la época cómo residencia real, y otra vez destruído en la guerra civil. En 1950, Franco ordena su reconstrucción al arquitecto Pedro Muguruza, cómo Ministerio de Interior, el cual sigue funcionando desde entonces.  Tinta sobre papel, 30 x 42 cm. 2016. WIP.

Madrid. Palacio de Santa Cruz. 2016.
Antigua cárcel de la Corte, actualmente Ministerio de Interior. Terminada en 1645 durante el reinado de Felipe IV, por el arquitecto Juan Gómez de Mora, en estilo herreriano, los últimos coletazos del renacimiento cortesano castellano del s. XVII y con mucho éxito en la arquitectura de la época, sus chapiteles de pizarra, la combinación de piedra y ladrillo y una fachada con forma de retablo coronado por un ángel, llamado el Ángel Marcelo, atribuído falsamente al arquitecto italiano, Giovanni Battista Crescenzi (Roma, 17 de enero de 1577 – Madrid, 17 de marzo de 1635), marqués de la Torre. Le pagó los estudios el papa Paulo V, Camillo Borghese, de una noble familia de Siena, que aseguraba estar emparentada con Santa Catalina, patrona de Europa y parte de Suramérica, cuyo cadáver troceado es custodiado la por Orden de Predicadores o frailes Dominicos, en varias iglesias de Italia. De ahí viene la expresión “Dormir bajo el ángel”, en argot, haber estado encarcelado. Pasaron por aquí, entre otros, Lope de Vega o Quevedo, hasta que tuvo que ser abandonada al ser uno de los lugares más insalubres y crueles de Europa. Se encuentra en la Plaza de Santa Cruz, a pocos metros de la Plaza Mayor, enfrente de una fuente dedicada a Orfeo. En 1791 es destruido por un incendio salvo su fachada. La parte posterior, la calle de Santo Tomás, es llamada “del Verdugo”, ya que por ahí salían los condenados a muerte. En 1930 fue remodelado al gusto de Jacobo Fitz-James Stuart y Falcó,
Duque de Alba, con todo el lujo de la época, cómo residencia real, y otra vez destruido en la guerra civil. En 1950, Francisco Franco, Caudillo de España por Gracia de Dios, ordena su reconstrucción al arquitecto Pedro Muguruza cómo Ministerio de Interior, el cual sigue funcionando desde entonces.
Tinta sobre papel, 30 x 42 cm. 2016. WIP.

Fecha

25 junio 2016