Warning: array_merge(): Argument #1 is not an array in /usr/home/adolfopsuarez.com/web/wp-content/themes/ninetysix/framework/theme_functions.php on line 31

Roma. Colina Capitolina, Campidoglio.

Descripción

 

Roma, Colina Capitolina, Campidoglio. Santa María Aracoeli y Museos Capitolinos. Acrílico sobre lienzo, díptico, 0,50 x 1 m. 2020.

 

 

   La Colina Capitolina o Campidoglio es el origen de la ciudad de Roma, se divide en dos, la parte Norte, donde se encuentra la iglesia Santa Maria Aracoeli, de origen bizantino, levantada sobre un templo romano, se accede por una escalinata de 124 peldaños donde en su parte inferior se hacían autos de fe. Esta basílica fue el centro religioso y civil de Roma durante la Edad Media, tiene una riqueza exuberante, sus pilares son columnas romanas, todas diferentes, del destrozo y saqueo cristiano, alberga obras como frescos de Pinturicchio, de Miguel Ángel y Donatello entre otras. Su techo, un artesonado dorado con pinturas, es de los más espectaculares de la ciudad. En ella se custodia al Niño Aracoeli, una figura bizantina tallada en madera de olivo de Palestina, fue robada en 1994, actualmente se exhibe una reproducción.

   En la parte Sur de la colina se encuentran los Museos Capitolinos, el primer museo del mundo, diseñado por Miguel Ángel en el siglo XVI, consta de tres edificios, el Palazzo Senatorio (actual Ayuntamiento de Roma) el Palazzo dei Conservatori, y el Palazzo Nuovo. Se abrió al público en 1794, era la colección de escultura romana de los Papas, ya que no querían en el Vaticano obras paganas y lo donaron a la ciudad. Los tres edificios dan a una plaza, Piazza del Campidoglio, también diseñada por Miguel Ángel, haciendo un dibujo en el suelo, ovalado, con formas geométricas en mármol blanco, donde se encuentra en el centro la estatua ecuestre de Constantino, el Emperador Santo, el que se convirtió a cristianismo para que estos destruyesen el Imperio. Es una copia, la original se encuentra en el interior, es de las pocas esculturas en bronce que se conservan, ya que los cristianos las fundían para fabricar armas y cosas del estilo, las de mármol las destrozaban a garrotazos y las enterraban, hasta el renacimiento no se recuperaron. La plaza esta orientada al Vaticano, no es cuadrada, Miguel Ángel invirtió los ángulos y es más bien «triangular», que posteriormente copió Bernini para hacer la Plaza de San Pedro, la columnata que «abraza al pueblo», posteriormente destrozada por Mussolini al derribar la zona y construir la Via della Conciliazione, una avenida del Tíber a la plaza, la gracia era encontrarla de casualidad callejeando y quedar deslumbrado por su inmensidad, por cierto, la basílica se construyó con el mármol del Coliseo, de ahí que a éste le falte todo el interior y media fachada. Está orientado de tal manera que da la espalda al Foro, mirando a San Pedro, indicando donde estaba el poder. Su escalera, de grandes peldaños de poca altura están diseñados para que los caballos pudieran acceder a lo alto. Ahí estaba el templo dedicado a Júpiter, su parte inferior fue una prisión romana, el Tabularium, que se conserva. Desde sus terrazas y patios se tienen unas impresionantes vistas del Foro. Entre sus obras más destacables están el Gálata Morente, el Espinario, el Hércules dorado y una sala con frescos en 360º narrando la historia de Roma. Tiene una pinacoteca con obras desde el mismo Miguel Ángel a Caravaggio.

   Es la colina más más importante de Roma, ya que ahí fueron amamantados Rómulo y Remo por la loba Luperca, cuya escultura también se conserva en los Museos, se creía etrusca, pero es románica y los niños renacentistas.

   Tras la guerra de Troya, los derrotados, en un principio, fueron por el Adriático y fundaron la ciudad de Padua, pero la gran historia o leyenda fue que Eneas, rey de Troya, huyó de la destrucción de la ciudad en unos 20 barcos, llegando, tras múltiples travesías, a la península itálica, allí fundó la ciudad de Alba Longa, asimilándose con los etruscos. 300 años más tarde, Amulio, enfrascado en luchas dinásticas, asesino a todos los descendientes de Eneas, dejando tan solo con vida a Helena, prima del otro pretendiente. Ésta fue encerrada, como una monja, y declarada vestal: virgen y sacerdotisa, pero Marte, dios de la guerra, la violó y tuvo 2 hijos gemelos, Rómulo y Remo. Amulio, ya entonces rey de Alba Longa, los mandó asesinar, pero la mujer encargada de tal faena, en vez de arrojarlos al Tíber, los puso en un cesto y los rescato la loba en una orilla, amantándolos en esa colina, hasta que un pastor se hizo cargo de ellos. Posteriormente se enteraron de su linaje y de lo ocurrido y destruyeron la ciudad de Alba Longa. Volvieron a la Colina Capitolina, y decidieron fundar una nueva ciudad. Al ser gemelos no había primogénito, por lo que se lanzaron un reto, el que avistase más cuervos, sería el rey de la nueva ciudad. Rómulo vio 12, Remo 6, por lo que Rómulo construyó el origen de su ciudad en el monte Palatino, a pocos metros de del Campidoglio. Remo construyó otra en el Aventino. Finalmente, Remo fue a ver a su hermano, atravesando los muros de su ciudad, y éste le lanzó una piedra y lo mató, convirtiéndose así en el único rey de la nueva ciudad, Roma, fundada en el año 722 a. C. según Herodoto. Toda esta epopeya troyana está narrada en la Ilíada y en la Odisea de Homero. El nombre de Roma viene de Rómulo.

   En el siglo IV, Virgilio, el mismo que acompañó a Dante en su recorrido por el Infierno, el Purgatorio y el Paraíso, los recogió y amplió, hasta la fundación de Roma, en La Eneida. Según ésta, Paris fue a visitar a Eneas, rey de Troya (sus únicos descendientes vivos fueron Rómulo y Remo) y se convirtió en amante de la bella Helena, la hija del mismo rey, que estaba casada con Menelao, dando comienzo a la guerra entre aqueos (Paris) y troyanos (Eneas) Duró unos 10 años, esta leyenda o mito, donde prácticamente participan todos los dioses griegos, fue de larguísima tradición oral, hasta que Homero la escribió, de una serie abrumadora sobre el Olimpo griego que no se conserva. Troya se desenterró en siglo XIX, por lo que se sabe que la guerra fue cierta, estaba en Asia Menor, a la entrada del Mar de Mármara, Mar Negro, punto fundamental geoestratégico, en frente prácticamente de la actual Estambul, Constantinopla, la ciudad del emperador cristiano, por lo que el origen de Roma sería turco, Estambul o Constantinopla sería la reconstrucción de Troya, origen del Imperio Romano, Bizancio, donde se conservó esa cultura que posteriormente los venecianos y florentinos recuperaron dando lugar al renacimiento. Los cristianos ortodoxos no destruyeron su legado romano, conservando desde la basílica de Santa Sofía, el mayor edificio romano en pie, templos, ciudades y obras de arte, que se pueden admirar por toda Grecia y Turquía.

En proceso, 2016

 

 

Fecha

19 noviembre 2020