Warning: array_merge(): Argument #1 is not an array in /usr/home/adolfopsuarez.com/web/wp-content/themes/ninetysix/framework/theme_functions.php on line 31

Roma. Palazzo Farnese.

Descripción

Roma. Palazzo Farnese. Acrílico sobre papel de 450 g/m2. 29,7 x 42 cm. A3. 2020.

 

   El palazzo Farnese (Palacio Farnesio) fue mandado construir por el cardenal Francisco Farnese en el año 1514 a Antonio de Sangallo el Joven, en unos terrenos que había comprado, tras destruir otro palacio, el palacio Ferriz y más edificios. Este palacio renacentista, terminado de construir en el año 1589, renacentista, sigue el patrón de los palacios florentinos, de planta cuadrangular, 3 alturas y patio interior, actualmente es la Embajada de Francia. Al morir el arquitecto y tras varias demoras, entre ellos el saqueo de Roma de año 1527 por tropas alemanas y españolas, ganando el emperador español Carlos V y asegurándose el catolicismo frente a las corrientes luteranas o reformistas. En el año 1541, el cardenal Francisco ascendió a Papa, Paulo III, muriendo en 1549, tras estos altercados, continuó su construcción, el proyecto fue entregado a Miguel Ángel, que incorporó el balcón sobre la entrada principal y la inmensa  cornisa superior, característica florentina, a parte de terminar el gran patio interior. Está construido en ladrillo amarillo-ocre, el color de Roma, como si intentase parecer una ciudad de oro. Tras la última restauración, la fachada, que estaba completamente ennegrecida, descubrió un juego de ladrillos rojos dando formas geométricas, tiene sillares almohadillados en las esquinas y las ventanas, ricamente decoradas con frontones, en mármol travertino, probablemente del saqueo del Coliseo (durante el renacimiento romano el anfiteatro sirvió de cantera para la nueva ciudad, entre ellos la basílica de San Pedro, de ahí que a este no le quede más que media fachada) La obras la retomó su sobrino, Ranuccio Farnese, añadiendo pabellones hasta la orilla de Tíber, con amplias terrazas y jardines italianos, que descienden escalonados hasta el río. En la otra orilla, en el Trastevere se encuentra la villa Farnesina, comprada por la familia en 1580, cuenta con frescos de Rafael y una enorme colección de arte. Tenían pensado construir un puente para unir ambos palacios, cosa que nunca se hizo.

   El interior de este palacio monumental cuenta con salas espectaculares, entre las que destacan la Gran Galería (20 m. de largo por 6 m. de ancho) con estucos y pinturas mitológicas, realizadas por los hermanos Anibal y Agostino Carrazi, entre 1597 y 1601, de las más espectaculares del mundo, en ellas se representan orgías entre humanos con dioses romanos y del Olimpo griego, basándose en el libro Las metamorfosis de Ovidio. Se inspiraron en los desnudos de Miguel Ángel y frescos de Rafael de la Capilla Sixtina, en ellos se mezcla hombres y mujeres besándose, tocándose, totalmente desnudos, en jardines paradisíacos, con faunos y amorcillos, estos frescos ilusionistas imitan mármoles y bronces, esculturas, frisos, creando un juego óptico único. El las paredes hay esculturas romanas en hornacinas ricamente decoradas, mármoles y todo tipo de excesos. Estas pinturas inspiraron a muchísimos pintores, entre ellos a Rubens, el maestro de la «carne». Otra sala es la de los Fastos Farnesios, pintada por Francesco Salviati entre los años 1552 y 1563, da al famoso balcón de Miguel Ángel y es actualmente el despacho del embajador. Otras sala de este colosal palacio son la sala del Cardenal, el Camerino, con frescos del mencionado Anibal Carrucci y la sala de Hércules. Esta inmensa estancia fue diseñada por Miguel Ángel, iba a ser cubierta con frescos que nunca se realizaron, ocupa dos alturas del palacio, la estatua del Hércules Farnesio, copiada una y mil veces, es una reproducción, la original se la llevaron al Museo Arqueológico de Nápoles. Al palacio se accede por un atrio, que da al patio principal, en forma basilical de 3 naves separadas por columnas de granito rojo saqueadas de las termas de Caracalla, al igual que las dos fuentes de la plaza, que incluyen dos inmensas bañeras también de granito rojo de las termas. Bajo su suelo, se encontraron  mosaicos romanos de gran calidad y bien conservados. La plaza, del mismo nombre que el palacio, está unida al Campo de Fiori, Plaza de las Flores, uno de los principales mercados de Roma, que sigue en uso, ahora también con bares y terrazas, por una calle que se construyó expresamente para ello. La segunda planta está ocupada principalmente por una inmensa biblioteca, alberga el Centro de Estudios Franceses, dedicado a estudiar el arte, la arquitectura, la arqueología y la historia de la ciudad entre otras cosas.

   La familia Farnese era la casa real del ducado de Parma, una de las familias más ricas y poderosas de la Italia de la época, de ahí la construcción de este inmenso palacio como representación principesca ante la Santa Sede. Los Farnesio se extinguieron en 1731 tras morir sin descendencia Antonio Farnese, pasando el ducado a su sobrina Isabel de Farnesio, que se casó con el futuro rey de España Felipe V, siendo madre de Carlos III, por lo cual su inmensa colección de arte fuese trasladada a Nápoles, ya que el reino napolitano pertenecía a los Borbones.

   El palacio pasó por muchas manos, ya en el sigo XVII fue alquilado unos años como Embajada de Francia, tras un acuerdo entre el estado italiano y francés en 1936, volvió a convertirse en la Embajada por un periodo de 99 años, en 2035, sino renuevan el acuerdo, el palacio volverá al Estado italiano.

   Es curiosa su relación con Miguel Ángel, a parte de obras que construyó, todas sus ventanas son arrodilladas, estas fueron un invento del propio Miguel Ángel para el palacio Pitti de Florencia, una enorme ventana en mármol o piedra con un frontón superior, enrejada y con dos apoyos inferiores para sustentar la estructura, de ahí el nombre «arrodilladas». También los frescos de los Carrucci, que se inspiraron en su trabajo de la Capilla Sixtina. El palacio, siguiendo la tradición arquitectónica renacentista florentina, fue toda una inspiración en las posteriores construcciones romanas, del renacimiento al barroco hasta incluso llegar a los edificios de viviendas del siglo XIX.

 

Fecha

17 diciembre 2020